POWERING THE WORLD WITH

LOVE, HOPE & SALVATION




ELÍAS EL PROFETA

Elias Monte Carmelo  Elías, su nombre significa "Jehová es mi Dios", Dios escogió a este hombre de las regiones desérticas, para que fuera delante de reyes, llevándoles el mensaje de advertencia y arrepentimiento. Elías tisbita, de Gilead, era un hombre como cualquiera de nosotros —un hombre parecido, con sueños, esperanzas, debilidades y flaquezas, pero también un hombre con gran fe en Dios. Elías era un profeta directo, franco, de Dios. Al hablar las profecías de Dios, él se granjeo varios enemigos fieros, pero sus enemigos no pudieron derrotarlo.

Como muchos otros profetas, Elías no buscó ser mensajero de Dios. En vez de ello, Dios lo escogió a él para el trabajo. Una vez fue llamado, Elías no vaciló en aceptar su misión, aunque parecía que su vida sería amenazada por el perverso rey.

El ministerio profético de Elías está registrado en 1 Reyes 17–19; 21; 2 Reyes 1–2. Estas narraciones están escritas en el hebreo clásico más puro “de un tipo que difícilmente pueda encontrarse después del siglo VIII” No podrían haber durado mucho tiempo en forma oral. Describen su ministerio en el reino del norte durante la dinastía de Omri.

Elías encabezó la lucha contra la idolatría del dios (ídolo) fenicio Baal quien el rey Acab y su reina extranjera Jezabel, trataron de convertir la adoración a este ídolo como religión oficial y quien Acab, rey de Israel, había adorado. En su lucha contra los baalitas, Elías se enzarzó en una contienda de milagros con los profetas de Baal, y manifestó que no habría en esos años rocío ni lluvia más que cuando su boca lo ordenase, Dios lo envió a esconderse a medida que la sequía se manifestaba, se secaban las fuentes de agua y se perdían las cosechas de la nación en ese tiempo fue alimentado con comida que le llevaban los cuervos. Tras tres años de sequía.

Los profetas de Baal fueron humillados cuando ellos no pudieron invocar sus dioses paganos para terminar la sequía y traer la tan necesaria lluvia sobre la tierra. El rey Acab y sus oficiales estaban furiosos con Elías, pensando que él era la causa de tanto sufrimiento en Israel; y enviaron a capturarlo a tierras extranjeras (1 Reyes 18:10).

Finalmente, el profeta fue inspirado por Dios para que volviera nuevamente delante de la presencia del rey Acab: “Cuando Acab vio a Elías, le dijo: ¿Eres tú el que turbas a Israel? Y él respondió: Yo no he turbado a Israel, sino tú y la casa de tu padre, dejando los mandamientos del Eterno, y siguiendo a los baales” (1 Reyes 18:17-19).

El milagro público más grande de Elías se dio en medio de un concurso con 450 profetas de Baal y los 400 profetas de Asera en el Monte Carmelo. Elías invitó todos estos falsos profetas y a todo Israel para una demostración que probaría que Baal no tenía ningún poder frente al Dios de Israel. El resultado demostraría quién servía al Dios verdadero (1 Reyes 18:19-40).

Para mostrar el poder de Dios, Elías le dijo a la multitud: “Solo yo he quedado profeta del Eterno; mas de los profetas de Baal hay cuatrocientos cincuenta hombres” (1 Reyes 18:22). Elías continuó: “¿Hasta cuándo claudicaréis entre dos pensamientos? Si el Eterno es Dios, seguidle; y si Baal, id en pos de él” (1 Reyes 18.21). Ese día Dios les demostraría de una forma convincente que Él era el único Dios verdadero de Israel.

El concurso comenzó. A lo largo del día, los falsos profetas clamaron a su dios para que enviara fuego y consumiera el sacrificio de animales —pero elias profetano hubo respuesta.

Al final del día, Elías llamó al Dios de Israel para que enviara fuego que consumiera el sacrificio que él había preparado. Dios respondió la oración de Elías. En un momento, miles fueron testigos del fuego que provino del cielo y consumió el holocausto, toda el agua en la zanja y la leña humedecida, quemando aun las piedras.

Elías dejó al descubierto el engaño de los falsos profetas de Baal y finalmente los corazones de los israelitas quedaron convencidos de que sólo el Dios de Israel podría hacer este milagro. Elías luego ordenó que los falsos profetas fueran ejecutados (1 Reyes 18:36-40). Luego, el Espíritu de Dios movió a Elías para que orara para que hubiera lluvia y finalizara así la terrible sequía (1 Reyes 18:42-45; Santiago 5:18).

Después de esta experiencia "cumbre", Elías sufrió una fuerte depresión porque la reina Jezabel trama su muerte. Viajó al Monte Horeb en el desierto y allí Dios le habló en forma de un "silbido apacible y delicado", en este lugar fue alimentado por un ángel.

Elías no "murió" de una manera normal sino que fue arrebatado en un torbellino. Elías junto a Moisés estuvo presente en la transfiguración de Jesús. Lc.9:28-36. Además es mencionado por Jacobo y Juan en Lc. 9:54. Se piensa que Jesús en su crucifixión llamaba a Elías. También Pablo lo recuerda cuando menciona la escena del Monte Carmelo en Ro. 11:2-4 y Santiago destaca a Elías como un hombre poderoso en oración.

Media type
28:17
¿Que es la gran tribulación?
¿Que es la gran tribulación?
Details
12 months ago
Media type
4:17
Aqui en mi ser Voceros de Cristo
Aqui en mi ser Voceros de Cristo
Details
12 months ago
Media type
20:15
¿Serè Sellado? - Oliver Coronado
¿Serè Sellado? - Oliver Coronado
Details
12 months ago
Media type
10:18
SALUDOS SATANICOS DE PAPA FRANCISCO
SALUDOS SATANICOS DE PAPA FRANCISCO
Details
12 months ago
Media type
1:0:42
Estados Unidos en la profecía
Estados Unidos en la profecía
Details
12 months ago
Media type
1:6:07
El Rapto y el Milenio Pr Esteban Bohr
El Rapto y el Milenio Pr Esteban Bohr
Details
12 months ago
Media type
3:15
Jose Alfredo Castillo - El Santo Varon

Jose Alfredo Castillo - El Santo Varon

Details
12 months ago
0 0
289 views
Media type
7:47
LA CRISIS VIENE Y NO QUEDARÁ NI UN PASTOR Y NI UN MIEMBRO ADVENTISTA

LA CRISIS VIENE Y NO QUEDARÁ NI UN PASTO...

Details
12 months ago
0 0
268 views
Media type
59:34
La Ultima Advertencia - Versión Narrada

La Ultima Advertencia - Versión Narrada

Details
12 months ago
0 0
357 views